Capítulo 5: “Dancing in the monsoon”

“Dancing in the moonlight
Everybody’s feeling warm and bright
It’s such a fine and natural sight
Everybody’s dancing in the moonlight..”

 

Hoy me despierto sorprendida por una corriente de aire fresco. Empiezo a remolonear entre las sábanas que, de manera inconsciente, debo de haber extendido sobre mi en algún momento de la noche. ¿Será posible que haya tenido frío..?? Un rayo de sol se cuela tímidamente por la ventana en un intento fallido de estimular mis ojos dormidos, pegados. Me pregunto sin mucho interés qué hora será. Total, hoy es domingo, nuestro día libre. Un maravilloso domingo, diría yo. Aún con los ojos cerrados, sonrío y respiro fuerte, como si intentase retener para siempre entre mis pulmones esa brisa fresca que tan amablemente ha venido a despertarme esta mañana. Qué gozada, qué sensación, qué diferente a la realidad rutinaria de despertarte transpirando y sedienta, respirando aire caliente. Me estiro, y de repente siento que mi pie se encuentra con una extraña textura al llegar al borde de la cama. Un momento..¿arena..? Por qué hay aren..?

Ahh… claro! ¡Arena!

Entonces abro los ojos y me despierto del todo, golpeada por los recuerdos de la noche anterior, y me encuentro vestida con una de esas camisetas súper americanas XXXL de “I love NY”, rosa chicle, y unos pantalones de la misma talla infinita, llenos de.. sí, tierra. No puedo evitar enderezarme, estudiar mis pintas durante unos segundos, y empezar el día riéndome de mi misma y recordando detalles de la noche anterior. Una de esas noches que empiezan pareciendo una noche cualquiera y acaban convirtiéndose en una gran noche…

 

Ayer algunos de los voluntarios habían planeado juntarnos todos para celebrar un evento no-oficial al que habían bautizado como “Fiesta del lungi. Y quizá os preguntaréis que qué es una fiesta del lungi, o en primer lugar, qué leches es un lungi. Bueno, un lungi es una prenda que utilizan aquí mucho los anantapureños, que consiste en una especie de pareo, algunos muy fashion, y otros, bueno, otros parecen sábanas, o el típico mantel que encontrarías en casa de tu abuela. El caso es que es largo, como hasta los pies, y para que les resulte más cómodo a veces se lo colocan de una forma muy graciosa, enrollándolo hacia arriba como si fuera una minifalda algo abultada.

4d5b289686aebbbdbaaf0883ffc4c93a

mlungi
Versión sexy del lungi encontrada en internet. Ningún parecido a la realidad anantapureña que yo he vivido, al menos hasta la fecha…

 

Bueno, el caso es que alguno de los españoles esta semana tuvo la ocurrencia de que molaría ir un día todos los voluntarios vestidos con un lungi, o algo que se le pareciera enrrollado entre las piernas, y dado que aquí durante el día ya llamamos suficiente la atención entre los indios (a veces demasiado), se convocó esta “Fiesta lungi” para el sábado por la noche, en un cuarto del campus principal que nos dejan a los voluntarios para juntarnos de vez en cuando.

La verdad es que, en principio, este evento tan particular no iba a ser más que otra excusa para juntarnos todos, tomar  cerveza y bailar algo de música occidental, para variar, evocando el típico evento social español (¡como si no hubiera suficientes eventos ya, entre tantos cumpleaños y despedidas!), así que, en principio, parecía un plan tranquilo, sin mucho más. Yo reconozco que acabé pasando por ahí un poco de rebote, la verdad es que había cancelado un plan de viaje que tenía para el fin de semana, así que aunque en un principio no tenía intenciones de ir, al final decidí “pasarme un rato” para hacer acto de presencia con una tela muy bonita que me dejó una amiga, enrrollada entre mis piernas un poco de aquella manera..

La fiesta del lungi empezó ahí en la habitación, con nosotros haciendo la gracia como en una ocasión cualquiera, bailoteando y haciendo un poco el tonto, nada raro. El caso es que, al rato, de pronto se abrió la puerta para recibir a un invitado inesperado… Una visita que llegaría para convertirse en protagonista de nuestra reunión y alma de la fiesta, un motivo para celebrar de verdad, sin necesidad de buscar ninguna excusa…

Y no, para los voluntarios mal pensados que lean esto y no pillen las metáforas, no me refiero a ningún bailarín de Bollywood.. 😉

¡Había llegado el monzón!

Empezó con unas pocas gotas, pero ya era suficiente motivo para tenernos a todos fuera, en medio de la noche, con la boca abierta y dando saltos de alegría. Aquí en Anantapur no llueve muy a menudo, y estos meses en teoría es la época del monzón, así que en realidad se trataba de un visitante inesperado MUY esperado por todos. Que llueva aquí, en una zona tan desértica y con tanta escasez de agua, es un motivo de fiesta y de alegría del que nosotros no podíamos no participar. Conforme pasaba el tiempo, la intensidad de la lluvia iba aumentando y nosotros seguíamos ahí, mojándonos con nuestros lungis, felices de la vida, hasta que a alguien se le ocurrió la brillante idea de sacar los altavoces de música y llevar la fiesta fuera…

Una vez más, me encuentro ante uno de esos momentos en los que las palabras se quedan cortas para describir la belleza y la intensidad con la que se viven algunos momentos. Os lo podéis imaginar, un grupo de locos vestidos con pareos, bailando bajo la lluvia, chapoteando en una piscina de barro que lo inundaba todo, cantando a grito pelado “YOU ARE THE DANCING QUEEN, WILD AND FREE, ONLY SEVENTEEN..!!”, o “EVERYBODY DANCING IN THE MOONLIGHT, EVERYBODY DANCING IN THE MOONLIGHT!!”, saltando y mojándonos, tumbándonos en el suelo haciendo “ángeles de nieve” en el barro mientras el agua que caía del cielo nos golpeaban con fuerza en la cara… Llovía, llovía, y llovía, y nosotros cantábamos, bailábamos, reíamos, bebíamos, alguna mano seca de vez en cuando hacía una foto… ¡estábamos desatados!

Al final el monzón terminó por ganarnos la batalla, y después de no sé cuánto tiempo decidimos que era hora de volver a nuestro estado de sequedad habitual. Para ello, aprovechamos que en la habitación de voluntarios hay una mesa con un montón de ropa usada que van dejando visitantes y antiguos voluntarios para quitarnos nuestra ropa empapada. Bueno, de ahí salió de todo: yo con mi look de obesa americana en el que entraban 4 Consus más por lo menos, uno disfrazado con un traje extraño de sultán-maharajá (con gorrito y todo), otro con un vestido ajustado negro, como de raso…¡hasta los perros acabaron llevando camisetas! Era una risa vernos con esas pintas, pintas con las cuales (ahí sí), nos adentramos en el momento Bollywood dancing, que poco a poco fue terminando con nuestras energías hasta que fuimos cayendo, uno a uno, desapareciendo a cuentagotas…

WhatsApp-Image-20160529

WhatsApp-Image-20160529 (3)

Bueno, yo no sé cómo acabó cada uno su noche. Pero yo me desperté con tierra en la cabeza, olor a perro, un aliento asqueroso y una sonrisa de oreja a oreja. Una vez más, la Providencia me sorprende regalándome momentos como estos, sencillos pero inolvidables, que me recuerdan que estoy viva y que la vida son dos días, y que sí, siempre habrá tormentas, pero siempre vendrán con la opción de volver a ser un niño que disfruta bailando debajo de la lluvia…

Siempre habrá motivos para celebrar. Y hoy, con esta entrada, quiero celebrar el domingo, el monzón, la brisa fresca que entra por la puerta mientras escribo, los lungis, los viajes en rickshaw, los partidos de fútbol, los árboles y los animales, el mes que llevo como voluntaria en este proyecto tan bonito,  la gente tan increíblemente preciosa que he conocido durante estos treinta días…

La vida, en general. Que de vez en cuando, además de vivirla, hay que celebrarla.

¡Feliz domingo, y muchas gracias por acompañarme en este primer mes en la ciudad del infinito!

Namasté

🙂

 

WhatsApp-Image-20160529 (1)WhatsApp-Image-20160529 (2)

 

 

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ¡qué guay Consu! sin duda será un domingo inolvidable!

    Le gusta a 1 persona

  2. Anónima feliz dice:

    Aiiiii Consu!! tenia muchas ganas de leerte, he estado cargando tu pagina, una y otra vez en el día esperando que subieras algo jeje, y me ha animado un montón de verdad que muchas gracias !! sobre todo el del lungi sexy jajajajajja

    Le gusta a 1 persona

    1. konsufdezag dice:

      Gracias, guapaa!! Normalmente intento escribir algo una vez a la semana, aunque a veces me cuelgo jaja. Un besin!

      Me gusta

  3. Quique dice:

    Consuuu!
    aunque no escriba comentarios, soy un seguidor de tu blog y me encanta!! Me haces reir mucho y recordar cosas muy bonitas. Me alegro que estés disfrutando esta experiencia.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s