La luz del mundo

“Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”