Capítulo 15: Caos y re-enamoramiento

“No se puede encontrar un nuevo orden si no se pasa por un caos”

¡Bendito caos…!

17741230_10155912181890329_1788684486_n

 

Hoy ha sido el último día de cole para los niños de Legacy School. Es increíble lo rápido que ha pasado el curso, y me he dado cuenta de que, a lo largo de todo este tiempo, ¡a penas he dedicado una entrada a hablar sobre el cole y lo que estoy haciendo! Supongo que es porque el cole ocupa demasiado tiempo en mi mente a lo largo del día, y como que al llegar a casa lo último que me apetece es ponerme a hablar sobre cosas de trabajo, como a todo el mundo.

He sentido una sensación extraña mientras veía a los niños marcharse cargando sus mochilas llenos de libros, cuadernos, manualidades que habían hecho durante el curso, cartas de sus amigos y profes… Me puse a pensar en que este es mi “primer último día de cole” en el que yo no soy una de esas niñas que se va cargada a casa con todas sus cosas. Ahora lo veo todo a través de los ojos de una profe. Bueno, quizá no simplemente de una profe cualquiera.. Lo cierto es que nunca me imaginé del todo como una profe, pero mucho menos me habría imaginado que sería profe en unas circunstancias tan… distintas. ¿Quién me iba a decir que mi primera experiencia en un colegio de primaria sería aquí? ¿¿Tan lejos?? Solo en mis sueños se me hubiera ocurrido la posibilidad de que una profesión tan “corriente” me llevaría a vivir una de las aventuras más intensas de mi vida: la aventura de ser una profe extranjera. Justo hoy me ha preguntado una de mis niñas…

Ma’am, how do you say “foreigner” in Spanish?

“Extranjero”

Ma’am, “tu es extranjero”

17577941_10155912182000329_644761983_n

 

Me reí para mis adentros y me acordé de uno de los niños a los que daba clase cuando estaba como profe de prácticas en Estados Unidos. “Miss Fernandez (así me llamaban), your accent is so cute!” (¡Tu acento es muy bonito!). ¿¿Será que estoy destinada a ser la profe rara?? Es cierto que llevo aquí algo menos de un año, pero cada vez me cuesta más imaginarme cómo debe ser enseñar en un aula sin tener que hacerme entender a través de gestos, sin que los niños tengan que corregir mi inglés de vez en cuando, o sin que haya mil comentarios de por medio sobre la ropa que llevo puesta o lo distinto que hago todo lo que hago…

Ha sido un curso escolar lleno de retos y nuevas experiencias, pero lo cierto es que he aprendido muchísimo, y lo que es mejor, me ha provocado más ganas de seguir aprendiendo. Debo confesar que, aún siendo profe, más de una vez he menospreciado la labor que esta profesión supone, y no siempre he creído que yo tuviera la motivación más correcta, o fuera la persona “más capacitada” para enseñar. Y es que al final, ¿qué es enseñar? ¿qué hay tan apasionante en transmitir conocimientos sobre una asignatura que, en mi caso, es mi propio idioma materno? ¿por qué elegir una profesión aparentemente “facilonga” y en la que no es fácil medir el éxito y la evolución profesional…?

17690458_10155912181870329_1420048876_n

 

Creo que si tuviera que resumir lo que han supuesto estos meses de primera experiencia como docente, utilizaría las palabras “caos y re-enamoramiento”. La primera parte creo que se explica por sí sola: adaptarme a la cultura india + adaptarme a la cultura del cole ha supuesto sumergirme de lleno en el caos de la India + el caos de un colegio internacional que, en cuanto a proceso de crecimiento, se podría decir que está en “plena adolescencia”. Así que en muchos sentidos, sí, ha sido un caos de los pies a la cabeza y ha habido más de una ocasión en la que me han dado muchas ganas de tirarme de los pelos y mandarlo todo a la porra.

Pero el caos también viene con el re-enamoramiento. El caso es que hoy, cuando veía a los niños marcharse con las mochilas cargadas, las sonrisas de oreja a oreja y alguna que otra lágrima de algún compañero que deja el colegio, me he dado cuenta de que durante estos meses ha habido algo que me ha re-enamorado poco a poco de aquella profesión que un día elegí sin saber realmente a dónde me llevaría. No sé cómo ha pasado, en medio de todo el caos que ha supuesto esta experiencia, que de repente me he encontrado a mi misma con la mirada perdida en los ojos de un niño, y he vuelto a ver el colegio con expectativa y esperanza para el futuro. Y sí, sé que este año me he peleado mucho con esta palabra, y quizá todavía tengo mis dudas sobre si es la esperanza o la fe lo último que se pierde, pero desde luego que el haber dedicado tiempo todos los días a enseñar y a aprender con personas (sí, porque los niños no son personitas, son personas) llenas de ilusión y ansias de vivir la vida, con curiosidad, con preguntas interesantes, con inocencia y la carencia de filtros…  Eso, de alguna forma, tiene algo fresco que se te contagia. Me he dado cuenta de que, al final del día, un maestro o maestra no es alguien que enseña algo, si no alguien que invierte tiempo de su vida para servir dentro de una comunidad de aprendizaje, para observar e intentar comprender las ideas, creencias y visión del mundo en el que viven los niños, ya sea a través de un idioma, una canción, un juego, a través de las matemáticas… Se trata de transmitirles el mensaje de que, al final, son ellos los que tienen que construir algo, y tienen que hacerlo juntos. Y que aunque nosotros, los adultos, estamos ahí para ayudarles y facilitarles el proceso, lo cierto es que no estaremos siempre. Les delegamos el mundo…si es que alguna vez algo de él nos ha pertenecido.

17693209_10155912182025329_1168646027_o

 

Puede que esta sea hasta la fecha mi entrada más cursi. Y es que creo que los niños sacan mi lado más cursi. Los niños consiguen que en vez de mandar cosas a la mierda las mande a la porra.

Y me encanta. Me ha encantado ser profe.

Namasté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s