Pondicherry y Auroville: “La ciudad de la Aurora”

¡Y no dejemos que esto se convierta en otra religión, por amor de Dios..!”

Mirra Alfassa, “La Madre”

 

Vaya, no sé ni cómo empezar a relatar este viaje de dos días.. ¡madre mía! Intentaré empezar como siempre, contando dónde he estado exactamente…

Screen Shot 2017-08-12 at 15.27.29

 

Pondicherry (o Puducherry, pero conocida coloquialmente como “Pondy”) es una ciudad del estado de Tamil Nadu que fue durante muchos años capital de la India francesa, el territorio colonizado por Francia en India. Esta es una de las razones por las cuales Pondy es una ciudad que atrae a muchos  franceses  turistas, y es que la influencia es tal que incluso las calles tienen nombres franceses, las avenidas son grandes y arboladas, y hasta los policías llevan esos sombreritos típicos de la guardia francesa. La verdad es que es interesante encontrarte un lugar así en India, donde uno está tan acostumbrado al ruido y al caos.

20759544_1713563535613919_5367187168273891328_nPara ser redundantes y como no podía ser de otra manera, este viaje lo disfruté acompañada de nuevo por francesitos, y también por Iris, a quien creo que voy a acabar concediendo el título de fiel compañera de aventuras en India :). Nos alojamos en una casa de Airbnb, que para los que no lo conocéis se trata de una plataforma de personas que ofrecen su vivienda a gente que necesita hospedarse temporalmente, y que está bastante de moda entre los viajeros. La verdad es que esta ha sido mi primera experiencia Airbnb, y decir que la casa era muy bonita, a los pies del mar, y los anfitriones muy majos.. Pero eso sí, hay que tener en cuenta que, aunque es muy cómodo estar en una casa, a veces dependiendo del número de personas que se alojen y el sitio en concreto puede salirte más caro o más barato, y personalmente creo que en este caso éramos más poquitos de los que íbamos a ir en principio, por lo que nos terminó saliendo algo más caro de lo que nos hubiera costado parar en cualquier otro hostal.. Aún así, lo disfrutamos y pasamos un tiempo muy agradable.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La playa en la que estábamos se llamaba Serenity Beach. Estaba bien, aunque personalmente no me gustan las playas tan turísticas porque suelen estar abarrotadas de gente, así que no ha sido una de mis playas favoritas que he visitado en India… lo cual no me privó de disfrutar como una niña peleándome con las olas y recogiendo caracolas bonitas. Sin embargo, en esta ocasión me resultó más entretenido pasear por la ciudad, y aunque hacía un calor bochornoso, encontramos un restaurante muy bueno llamado Satsanga restaurant en el que pasamos un par de buenos ratos, nos tomamos un café en la embajada francesa (como no), y disfrutamos de un riquísimo helado italiano en el paseo marítimo. Para rematar nuestra experiencia india europeizada, en lugar de visitar templos esta vez visitamos la Basilique du Sacré Cœur (Basílica del Sagrado Corazón), que parece ser un edificio interesante para los peregrinos cristianos de Pondy…

 

Auroville, “la ciudad de la aurora”

Finalmente y casi sin querer, el domingo nos encontramos visitando la famosa ciudad de Auroville, un áshram de peregrinaje místico y espiritual ideado como un proyecto de “ciudad ideal”, un oasis de “cielo en la tierra” fundado por una señora llamada Mirra Alfassa, conocida y aludida por sus devotos seguidores como “La Madre” (“Mysha! Mysha!”*) y que fue promovido por el Gobierno de India hasta tal punto de llegar a la UNESCO, quienes les dieron apoyo sosteniendo que se trataba de un proyecto de vital importancia para esperanza por el futuro de la humanidad…  (UNESCO 1966, 1968, 1970, 1983 resolutions).

mother_symbol
El símbolo de “La Madre”

 

(*Si, este paréntesis es una referencia a “Juego de Tronos”. Ay, ya me estoy volviendo una friki más…¡era imposible no acordarme de la “Madre de los Dragones”…!)

 

 

Para que te hagas una idea de la visión y filosofía del lugar, el acta constitutiva de Auroville contiene las siguientes declaraciones:

  1. Auroville no le pertenece a nadie en particular. Auroville le pertenece a toda la humanidad. Sin embargo, para vivir en Auroville hay que ser un servidor voluntario de la consciencia divina.

  2. Auroville será el lugar de una educación infinita, del progreso constante y una juventud que nunca envejece.

  3. Auroville pretende ser el puente entre el pasado y el futuro. Aprovechando todos los descubrimientos exteriores e interiores Auroville se lanzará audazmente hacia el futuro.

  4. Auroville será el lugar de una investigación material y espiritual para dar una manifestación viva a una unidad humana verdadera.

 

Bueno, no sé si tanto como “el cielo en la tierra”, pero desde luego pasear por la ciudad de Auroville te hace sentir como si estuvieras visitando un parque temático hippie, una burbuja surrealista de gente de todas las nacionalidades conviviendo entre jardines, palmeras, cabañas y riachuelos, un lugar en el que ni si quiera utilizan dinero, si no que tienen un fondo común mediante el cual intercambian productos y servicios a través de su propia “Aurocard”… Así, Auroville pretende hacer realidad la utopía de un lugar en el mundo libre de religión, política y economía.

Nosotros no teníamos mucho tiempo, así que nuestro paseo tan solo nos llevó hasta el centro del meollo del asunto: el “Matrimandir”, o como le re-bautizamos nosotros: el “Ferrero Rocher gigante”. Este monumento es el lugar estratégico donde los aurovillanos (sí, “aurovilians”, en inglés) se reúnen para hacer meditación silenciosa alrededor de un gran fuego, y tiene todo un trasfondo de argumentos místicos y científicos sobre su creación. Este huevo dorado es el alma, el corazón de Auroville, y aunque según los más fieles aurovillanos “no se trata de una atracción turística”, lo cierto es que parece que hay todo un protocolo y condiciones de acceso y visitas que hay que seguir para adentrarse en algunas zonas del Matrimandir en particular…

matrimandir-24
El “Matrimandir”

 

Mi humilde (y corta) experiencia en Auroville me recordó a una de esas películas de Indiana Jones de “El templo maldito” o “El arca perdida”… Yo es que no sé cómo lo hago, pero al final siempre acabo metida en estas movidas, por alguna extraña razón encuentro estas experiencias sumamente interesantes… aunque después siempre me dejan con mis rayadas profundas y con mis tics teológicos en el ojo, esos que me dan cuando visito lugares bizarros y que escapan un poquito a mi entendimiento y comprensión de la humanidad y el mundo en el que vivo…

En fin, ya me dirás que opinas, si quieres. O no, a lo mejor te quedas con el comentario en la cabeza estaslocavayasectasenlasquetemetes. Yo de momento me despido, que esta semana ha sido intensísima, ya te contaré por qué en la próxima entrada que espero que sea la semana que viene…

Aur revoir! Y que la Providencia te acompañe! o la Madre, o el Padre, o el Ferrero Rocher gigante, o cualquier otra cosa nada sectárea-nada rara- nada religiosa…

d4ea9bbc-cd23-424f-a6c5-a0d8b4c6142f
Pillada in fraganti echando la siesta en la Embajada Francesa de Pondicherry…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s